A A A A A
Bible Book List

Ezequiel 47:1-12 La Biblia de las Américas (LBLA)

El río del santuario

47 Después me hizo volver a la entrada del templo[a]; y he aquí, brotaban aguas de debajo del umbral del templo[b] hacia el oriente, porque la fachada del templo[c] daba hacia el oriente. Y las aguas descendían de debajo, del lado[d] derecho del templo[e], al sur del altar. Me sacó por la puerta del norte y me hizo dar la vuelta por[f] fuera hasta la puerta exterior, por la puerta que da al oriente. Y he aquí, las aguas fluían del lado[g] sur.

Cuando el hombre salió hacia el oriente con un cordel en la mano, midió mil codos[h], y me hizo pasar por las aguas, con el agua hasta los tobillos. Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas, con el agua hasta las rodillas. De nuevo midió otros mil y me hizo pasar por las aguas, con el agua hasta la cintura[i]. Y midió otros mil; y ya era un río que yo no pude vadear, porque las aguas habían crecido, aguas que tenían que pasarse a nado, un río que no se podía vadear. Entonces me dijo: ¿Has visto, hijo de hombre? Me llevó y me hizo volver a la orilla del río. Y cuando volví, he aquí, en la orilla del río había muchísimos árboles a uno y otro lado. Y me dijo: Estas aguas salen hacia la región oriental y descienden al Arabá[j]; luego siguen hacia el mar y desembocan en el mar; entonces las aguas del mar quedan purificadas[k]. Y sucederá que dondequiera que pase el río[l], todo ser viviente que en él se mueve, vivirá. Y habrá muchísimos peces, porque estas aguas van allá, y las otras son purificadas[m]; así vivirá todo por donde pase el río. 10 Y[n] junto a él se pararán los pescadores, y desde En-gadi hasta En-eglaim habrá un lugar para tender las redes. Sus peces serán según sus especies, como los peces del mar Grande, numerosísimos. 11 Pero sus pantanos y marismas no serán purificados[o]; serán dejados[p] para salinas. 12 Junto al río, en su orilla, a uno y otro lado, crecerán toda clase de árboles que den fruto para comer. Sus hojas no se marchitarán, ni faltará su fruto. Cada mes darán fruto porque sus aguas fluyen del santuario; su fruto será para comer y sus hojas para sanar.

Footnotes:

  1. Ezequiel 47:1 Lit., casa
  2. Ezequiel 47:1 Lit., casa
  3. Ezequiel 47:1 Lit., casa
  4. Ezequiel 47:1 Lit., hombro
  5. Ezequiel 47:1 Lit., casa
  6. Ezequiel 47:2 Lit., por el camino de
  7. Ezequiel 47:2 Lit., hombro
  8. Ezequiel 47:3 Aquí el codo equivale aprox. a 52.5 cm.
  9. Ezequiel 47:4 O, a los lomos
  10. Ezequiel 47:8 O, desierto
  11. Ezequiel 47:8 Lit., saneadas
  12. Ezequiel 47:9 Lit., entren los dos ríos
  13. Ezequiel 47:9 Lit., saneadas
  14. Ezequiel 47:10 Lit., Y sucederá que
  15. Ezequiel 47:11 Lit., saneados
  16. Ezequiel 47:11 Lit., dados
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Ezequiel 47:1-12 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Las aguas salutíferas

47  Me hizo volver luego a la entrada de la casa; y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa hacia el oriente; porque la fachada de la casa estaba al oriente, y las aguas descendían de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al sur del altar.

Y me sacó por el camino de la puerta del norte, y me hizo dar la vuelta por el camino exterior, fuera de la puerta, al camino de la que mira al oriente; y vi que las aguas salían del lado derecho.

Y salió el varón hacia el oriente, llevando un cordel en su mano; y midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos.

Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos.

Midió otros mil, y era ya un río que yo no podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado.

Y me dijo: ¿Has visto, hijo de hombre?

Después me llevó, y me hizo volver por la ribera del río.

Y volviendo yo, vi que en la ribera del río había muchísimos árboles a uno y otro lado.

Y me dijo: Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán al Arabá, y entrarán en el mar; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas.

Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río.

10 Y junto a él estarán los pescadores, y desde En-gadi hasta En-eglaim será su tendedero de redes; y por sus especies serán los peces tan numerosos como los peces del Mar Grande.

11 Sus pantanos y sus lagunas no se sanearán; quedarán para salinas.

12 Y junto al río, en la ribera, a uno y otro lado, crecerá toda clase de árboles frutales; sus hojas nunca caerán, ni faltará su fruto. A su tiempo madurará, porque sus aguas salen del santuario; y su fruto será para comer, y su hoja para medicina.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Joel 3:18 La Biblia de las Américas (LBLA)

Restauración de Judá

18 Y sucederá que en aquel día
los montes destilarán vino dulce,
las colinas manarán leche,
y por todos los arroyos de Judá correrán las aguas;
brotará un manantial de la casa del Señor
y regará el valle de Sitim[a].

Footnotes:

  1. Joel 3:18 O, de las acacias
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Joel 3:18 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

18 Sucederá en aquel tiempo, que los montes destilarán mosto, y los collados fluirán leche, y por todos los arroyos de Judá correrán aguas; y saldrá una fuente de la casa de Jehová, y regará el valle de Sitim.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Juan 7:38 La Biblia de las Américas (LBLA)

38 El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: «De lo más profundo de su ser[a] brotarán ríos de agua viva».

Footnotes:

  1. Juan 7:38 Lit., de su vientre
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Juan 7:38 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Apocalipsis 22:1 La Biblia de las Américas (LBLA)

El río de la vida y el árbol de la vida

22 Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero,

La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Apocalipsis 22:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

22  Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Apocalipsis 22:2 La Biblia de las Américas (LBLA)

en medio de la calle de la ciudad[a]. Y a cada lado[b] del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de[c] fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones.

Footnotes:

  1. Apocalipsis 22:2 Lit., de su calle
  2. Apocalipsis 22:2 O, del Cordero. En medio de su calle, y en ambos lados
  3. Apocalipsis 22:2 O, cosechas de
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Apocalipsis 22:2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Viewing of
Cross references
Footnotes