A A A A A
Bible Book List

Isaías 32 La Biblia de las Américas (LBLA)

Reinado del Rey justo

32 He aquí, un rey reinará con justicia,
y príncipes gobernarán con rectitud.
Cada uno será como refugio contra el viento
y un abrigo contra la tormenta,
como corrientes[a] de agua en tierra seca,
como la sombra de una gran[b] peña en tierra árida[c].
No se cegarán[d] entonces los ojos de los que ven,
y los oídos de los que oyen escucharán.
El corazón de los imprudentes discernirá la verdad[e],
y la lengua de los tartamudos se apresurará a hablar claramente.
Ya no se llamará noble al necio,
ni al tramposo se le dirá generoso.
Pues el necio habla necedades,
y su corazón se inclina hacia[f] el mal,
para practicar la impiedad y hablar falsedad contra el Señor,
para mantener con hambre al hambriento[g]
y para privar de[h] bebida al sediento.
En cuanto al tramposo, sus armas son malignas;
trama designios perversos
para destruir con calumnias[i] a los afligidos,
aun cuando el necesitado hable lo que es justo.
Pero el noble concibe cosas nobles,
y en las cosas nobles se afirma.

Advertencia a las mujeres de Jerusalén

Levantaos, mujeres indolentes,
y oíd mi voz;
hijas confiadas,
prestad oído a mi palabra.
10 Dentro de un año y algunos días,
os conturbaréis, hijas confiadas,
porque se habrá acabado la vendimia,
y la recolección del fruto no vendrá.
11 Temblad, mujeres indolentes;
conturbaos, hijas confiadas;
desvestíos, desnudaos, y ceñid cilicio en la cintura;
12 golpeaos el pecho, por los campos agradables, por la vid fructífera,
13 por el suelo de mi pueblo donde crecerán espinos y zarzas;
sí, por todas las casas alegres y por la ciudad divertida.
14 Porque el palacio ha sido abandonado, hecha un desierto la populosa ciudad[j].
Collado[k] y atalaya se han convertido en cuevas para siempre,
un deleite para asnos monteses, un pasto para rebaños;
15 hasta que se derrame sobre nosotros el Espíritu desde lo alto,
el desierto se convierta en campo fértil
y el campo fértil sea considerado como bosque.
16 En el desierto morará el derecho,
y la justicia habitará en el campo fértil.
17 La obra de la justicia será paz,
y el servicio de la justicia, tranquilidad y confianza[l] para siempre.
18 Entonces habitará mi pueblo en albergue de paz,
en mansiones seguras y en moradas[m] de reposo;
19 aunque caiga granizo cuando el bosque caiga,
y la ciudad sea derribada por completo.
20 ¡Cuán bienaventurados seréis vosotros los que sembráis junto a todas las aguas,
y[n] dejáis sueltos al buey y al asno[o]!

Footnotes:

  1. Isaías 32:2 Lit., canales
  2. Isaías 32:2 Lit., pesada
  3. Isaías 32:2 Lit., agotada
  4. Isaías 32:3 O, No se apartarán
  5. Isaías 32:4 Lit., el conocimiento
  6. Isaías 32:6 O, hace
  7. Isaías 32:6 Lit., para dejar vacía al alma hambrienta
  8. Isaías 32:6 Lit., y hace faltar
  9. Isaías 32:7 Lit., palabras de falsedad
  10. Isaías 32:14 Lit., la multitud de la ciudad
  11. Isaías 32:14 Heb., Ofel
  12. Isaías 32:17 O, seguridad
  13. Isaías 32:18 O, lugares de
  14. Isaías 32:20 Lit., los que
  15. Isaías 32:20 Lit., enviáis el pie del buey y del asno
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Isaías 32 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El Rey justo

32  He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio.

Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa.

No se ofuscarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los oyentes oirán atentos.

Y el corazón de los necios entenderá para saber, y la lengua de los tartamudos hablará rápida y claramente.

El ruin nunca más será llamado generoso, ni el tramposo será llamado espléndido.

Porque el ruin hablará ruindades, y su corazón fabricará iniquidad, para cometer impiedad y para hablar escarnio contra Jehová, dejando vacía el alma hambrienta, y quitando la bebida al sediento.

Las armas del tramposo son malas; trama intrigas inicuas para enredar a los simples con palabras mentirosas, y para hablar en juicio contra el pobre.

Pero el generoso pensará generosidades, y por generosidades será exaltado.

Advertencia a las mujeres de Jerusalén

Mujeres indolentes, levantaos, oíd mi voz; hijas confiadas, escuchad mi razón.

10 De aquí a algo más de un año tendréis espanto, oh confiadas; porque la vendimia faltará, y la cosecha no vendrá.

11 Temblad, oh indolentes; turbaos, oh confiadas; despojaos, desnudaos, ceñid los lomos con cilicio.

12 Golpeándose el pecho lamentarán por los campos deleitosos, por la vid fértil.

13 Sobre la tierra de mi pueblo subirán espinos y cardos, y aun sobre todas las casas en que hay alegría en la ciudad de alegría.

14 Porque los palacios quedarán desiertos, la multitud de la ciudad cesará; las torres y fortalezas se volverán cuevas para siempre, donde descansen asnos monteses, y ganados hagan majada;

15 hasta que sobre nosotros sea derramado el Espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en campo fértil, y el campo fértil sea estimado por bosque.

16 Y habitará el juicio en el desierto, y en el campo fértil morará la justicia.

17 Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.

18 Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo.

19 Y cuando caiga granizo, caerá en los montes; y la ciudad será del todo abatida.

20 Dichosos vosotros los que sembráis junto a todas las aguas, y dejáis libres al buey y al asno.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Viewing of
Cross references
Footnotes