A A A A A
Bible Book List

Salmos 36 La Biblia de las Américas (LBLA)

La maldad del hombre y la misericordia de Dios

Para el director del coro. Salmo de David, siervo del Señor.

36 La transgresión habla al impío dentro de su[a] corazón;
no hay temor de Dios delante de sus ojos.
Porque en sus propios ojos la transgresión le engaña[b]
en cuanto a descubrir su iniquidad y aborrecerla.
Las palabras de su boca son iniquidad y engaño;
ha dejado de ser sabio y de hacer el bien[c].
Planea la iniquidad en su cama;
se obstina en un camino que no es bueno;
no aborrece el mal.

Tu misericordia, oh Señor, se extiende hasta[d] los cielos,
tu fidelidad, hasta el firmamento.
Tu justicia es como los montes de Dios[e];
tus juicios son como profundo abismo.
Tú preservas, oh Señor, al hombre y al animal.
¡Cuán preciosa es, oh Dios, tu misericordia!
Por eso los hijos de los hombres se refugian a la sombra de tus alas.
Se sacian de la abundancia[f] de tu casa,
y les das a beber del río de tus delicias.
Porque en ti[g] está la fuente de la vida;
en tu luz vemos la luz.

10 Continúa tu misericordia para con los que te conocen,
y tu justicia para con los rectos de corazón.
11 Que no me alcance el pie del orgullo,
ni me mueva la mano de los impíos.
12 Allí han caído los que obran iniquidad;
han sido derribados y no se pueden levantar.

Footnotes:

  1. Salmos 36:1 Así en algunos mss., el T.M. dice mi
  2. Salmos 36:2 O, lisonjea
  3. Salmos 36:3 O, de entender el hacer el bien
  4. Salmos 36:5 Lit., está en
  5. Salmos 36:6 O, poderosos montes
  6. Salmos 36:8 Lit., grosura o lo mejor
  7. Salmos 36:9 Lit., contigo
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Salmos 36 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La misericordia de Dios

Al músico principal. Salmo de David, siervo de Jehová.

36  La iniquidad del impío me dice al corazón:
    No hay temor de Dios delante de sus ojos.

Se lisonjea, por tanto, en sus propios ojos,
De que su iniquidad no será hallada y aborrecida.

Las palabras de su boca son iniquidad y fraude;
Ha dejado de ser cuerdo y de hacer el bien.

Medita maldad sobre su cama;
Está en camino no bueno,
El mal no aborrece.

Jehová, hasta los cielos llega tu misericordia,
Y tu fidelidad alcanza hasta las nubes.

Tu justicia es como los montes de Dios,
Tus juicios, abismo grande.
Oh Jehová, al hombre y al animal conservas.

!!Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia!
Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas.

Serán completamente saciados de la grosura de tu casa,
Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias.

Porque contigo está el manantial de la vida;
En tu luz veremos la luz.

10 Extiende tu misericordia a los que te conocen,
Y tu justicia a los rectos de corazón.

11 No venga pie de soberbia contra mí,
Y mano de impíos no me mueva.

12 Allí cayeron los hacedores de iniquidad;
Fueron derribados, y no podrán levantarse.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Viewing of
Cross references
Footnotes