A A A A A
Bible Book List

Salmos 35 La Biblia de las Américas (LBLA)

Oración de un justo perseguido

Salmo de David.

35 Combate, oh Señor, a los que me combaten;
ataca a los que me atacan.
Echa mano del broquel y del escudo,
y levántate en mi ayuda.
Empuña también la lanza y el hacha[a] para enfrentarte a los que me persiguen;
di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos[b] los que buscan mi vida[c];
sean puestos en fuga y humillados los que traman el mal contra mí.
Sean como paja delante del viento,
con el ángel del Señor acosándolos.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo,
con el ángel del Señor persiguiéndolos.
Porque sin causa me tendieron su red[d];
sin causa cavaron fosa[e] para mi alma.
Que venga destrucción sobre él sin darse cuenta,
y la red que él mismo tendió lo prenda,
¡que caiga en esa misma destrucción!

Y mi alma se regocijará en el Señor;
en su salvación se gozará.
10 Dirán todos mis huesos: Señor, ¿quién como tú,
que libras al afligido de aquel que es más fuerte que él,
sí, al afligido y al necesitado de aquel que lo despoja[f]?
11 Se levantan testigos malvados,
y de lo que no sé me preguntan.
12 Me devuelven mal por bien
para aflicción de mi alma.
13 Pero yo, cuando ellos estaban enfermos, vestía de cilicio[g];
humillé mi alma con ayuno,
y mi oración se repetía en[h] mi pecho.
14 Como por mi amigo, como por mi hermano, andaba de aquí para allá;
como el que está de duelo por la madre, enlutado me encorvaba.
15 Pero ellos se alegraron en mi tropiezo[i], y se reunieron;
los agresores[j], a quienes no conocía, se juntaron contra mí;
me despedazaban[k] sin cesar.
16 Como bufones impíos en una fiesta,
rechinaban sus dientes contra mí.

17 ¿Hasta cuándo, Señor, estarás mirando?
Rescata mi alma de sus estragos,
mi única vida de los leones.
18 En la gran congregación te daré gracias;
entre mucha gente te alabaré.
19 No permitas que se regocijen a costa mía los que injustamente son mis enemigos,
ni que guiñen el ojo con malicia los que sin causa me aborrecen.
20 Porque ellos no hablan paz,
sino que piensan palabras engañosas[l] contra los pacíficos de la tierra,
21 y abrieron bien grande su boca contra mí;
dijeron: ¡Ajá, ajá, nuestros ojos lo han visto!

22 Tú lo has visto, Señor, no calles;
Señor, no estés lejos de mí.
23 Despierta y levántate para mi defensa
y para mi causa, Dios mío y Señor mío.
24 Júzgame conforme a tu justicia, oh Señor, Dios mío;
que no se rían de mí.
25 Que no digan en su corazón: ¡Ajá, lo que queríamos!
Que no digan: ¡Lo hemos devorado!
26 Sean avergonzados y humillados a una los que se alegran de mi mal;
cúbranse de vergüenza y deshonra los que se engrandecen contra mí.

27 Canten de júbilo y regocíjense los que favorecen mi vindicación;
y digan continuamente: Engrandecido sea el Señor,
que se deleita en la paz[m] de su siervo.
28 Y mi lengua hablará de tu justicia
y de tu alabanza todo el día.

Footnotes:

  1. Salmos 35:3 Otra posible lectura es: y cierra el paso
  2. Salmos 35:4 O, deshonrados
  3. Salmos 35:4 Lit., alma
  4. Salmos 35:7 Lit., una fosa
  5. Salmos 35:7 Lit., su red
  6. Salmos 35:10 O, roba
  7. Salmos 35:13 O, saco
  8. Salmos 35:13 O, volvía a
  9. Salmos 35:15 O, cojera
  10. Salmos 35:15 O, heridores
  11. Salmos 35:15 O, calumniaban
  12. Salmos 35:20 O, traman engaños
  13. Salmos 35:27 O, prosperidad
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Salmos 35 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Plegaria pidiendo ser librado de los enemigos

Salmo de David.

35  Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden;
    Pelea contra los que me combaten.

Echa mano al escudo y al pavés,
Y levántate en mi ayuda.

Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores;
Di a mi alma: Yo soy tu salvación.

Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida;
Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.

Sean como el tamo delante del viento,
Y el ángel de Jehová los acose.

Sea su camino tenebroso y resbaladizo,
Y el ángel de Jehová los persiga.

Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo;
Sin causa cavaron hoyo para mi alma.

Véngale el quebrantamiento sin que lo sepa,
Y la red que él escondió lo prenda;
Con quebrantamiento caiga en ella.

Entonces mi alma se alegrará en Jehová;
Se regocijará en su salvación.

10 Todos mis huesos dirán: Jehová, ¿quién como tú,
Que libras al afligido del más fuerte que él,
Y al pobre y menesteroso del que le despoja?

11 Se levantan testigos malvados;
De lo que no sé me preguntan;

12 Me devuelven mal por bien,
Para afligir a mi alma.

13 Pero yo, cuando ellos enfermaron, me vestí de cilicio;
Afligí con ayuno mi alma,
Y mi oración se volvía a mi seno.

14 Como por mi compañero, como por mi hermano andaba;
Como el que trae luto por madre, enlutado me humillaba.

15 Pero ellos se alegraron en mi adversidad, y se juntaron;
Se juntaron contra mí gentes despreciables, y yo no lo entendía;
Me despedazaban sin descanso;

16 Como lisonjeros, escarnecedores y truhanes,
Crujieron contra mí sus dientes.

17 Señor, ¿hasta cuándo verás esto?
Rescata mi alma de sus destrucciones, mi vida de los leones.

18 Te confesaré en grande congregación;
Te alabaré entre numeroso pueblo.

19 No se alegren de mí los que sin causa son mis enemigos,
Ni los que me aborrecen sin causa guiñen el ojo.

20 Porque no hablan paz;
Y contra los mansos de la tierra piensan palabras engañosas.

21 Ensancharon contra mí su boca;
Dijeron: !!Ea, ea, nuestros ojos lo han visto!

22 Tú lo has visto, oh Jehová; no calles;
Señor, no te alejes de mí.

23 Muévete y despierta para hacerme justicia,
Dios mío y Señor mío, para defender mi causa.

24 Júzgame conforme a tu justicia, Jehová Dios mío,
Y no se alegren de mí.

25 No digan en su corazón: !!Ea, alma nuestra!
No digan: !!Le hemos devorado!

26 Sean avergonzados y confundidos a una los que de mi mal se alegran;
Vístanse de vergüenza y de confusión los que se engrandecen contra mí.

27 Canten y alégrense los que están a favor de mi justa causa,
Y digan siempre: Sea exaltado Jehová,
Que ama la paz de su siervo.

28 Y mi lengua hablará de tu justicia
Y de tu alabanza todo el día.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Salmos 35 Nueva Versión Internacional (NVI)

Salmo de David.

35 Defiéndeme, Señor, de los que me atacan;
    combate a los que me combaten.
Toma tu adarga, tu escudo,
    y acude en mi ayuda.
Empuña la lanza y el hacha,
    y haz frente a[a] los que me persiguen.
Quiero oírte decir:
    «Yo soy tu salvación».

Queden confundidos y avergonzados
    los que procuran matarme;
retrocedan humillados
    los que traman mi ruina.
Sean como la paja en el viento,
    acosados por el ángel del Señor;
sea su senda oscura y resbalosa,
    perseguidos por el ángel del Señor.
Ya que sin motivo me tendieron una trampa,
    y sin motivo cavaron una fosa para mí,
que la ruina los tome por sorpresa;
    que caigan en su propia trampa,
    en la fosa que ellos mismos cavaron.

Así mi alma se alegrará en el Señor
    y se deleitará en su salvación;
10 así todo mi ser exclamará:
    «¿Quién como tú, Señor?
Tú libras de los poderosos a los pobres;
    a los pobres y necesitados libras
    de aquellos que los explotan».

11 Se presentan testigos despiadados
    y me preguntan cosas que yo ignoro.
12 Me devuelven mal por bien,
    y eso me hiere en el alma;
13 pues cuando ellos enfermaban
    yo me vestía de luto,
    me afligía y ayunaba.

¡Ay, si pudiera retractarme de mis oraciones!

14 Me vestía yo de luto,
    como por un amigo o un hermano.
Afligido, inclinaba la cabeza,
    como si llorara por mi madre.
15 Pero yo tropecé, y ellos se alegraron,
    y a una se juntaron contra mí.
Gente extraña,[b] que yo no conocía,
    me calumniaba sin cesar.
16 Me atormentaban, se burlaban de mí,[c]
    y contra mí rechinaban los dientes.

17 ¿Hasta cuándo, Señor, vas a tolerar esto?
Libra mi vida, mi única vida,
    de los ataques de esos leones.
18 Yo te daré gracias en la gran asamblea;
    ante una multitud te alabaré.

19 No dejes que de mí se burlen
    mis enemigos traicioneros;
no dejes que se guiñen el ojo
    los que me odian sin motivo.
20 Porque no vienen en son de paz,
    sino que urden mentiras
    contra la gente apacible del país.
21 De mí se ríen a carcajadas, y exclaman:
    «¡Miren en lo que vino a parar!»

22 Señor, tú has visto todo esto;
    no te quedes callado.
    ¡Señor, no te alejes de mí!
23 ¡Despierta, Dios mío, levántate!
    ¡Hazme justicia, Señor, defiéndeme!
24 Júzgame según tu justicia, Señor mi Dios;
    no dejes que se burlen de mí.
25 No permitas que piensen:
    «¡Así queríamos verlo!»
No permitas que digan:
    «Nos lo hemos tragado vivo».

26 Queden avergonzados y confundidos
    todos los que se alegran de mi desgracia;
sean cubiertos de oprobio y vergüenza
    todos los que se creen más que yo.
27 Pero lancen voces de alegría y regocijo
    los que apoyan mi causa,
y digan siempre: «Exaltado sea el Señor,
    quien se deleita en el bienestar de su siervo».

28 Con mi lengua proclamaré tu justicia,
    y todo el día te alabaré.

Footnotes:

  1. 35:3 el hacha, y haz frente a (lectura probable); cierra contra (TM).
  2. 35:15 Gente extraña (lectura probable); Gente golpeada (TM).
  3. 35:16 Me atormentaban, se burlaban de mí (LXX); Con inicuos burlones de una torta (TM).
Nueva Versión Internacional (NVI)

Santa Biblia, NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL® NVI® © 1999, 2015 por Biblica, Inc.®, Inc.® Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo. Used by permission. All rights reserved worldwide.

Viewing of
Cross references
Footnotes